SORPRESAS. By Manuela Bodas Puente.

Capítulo VI

Pareja en Parque. Fuente: https://pin.it/5y73J5H

#Parejas #Letargo #Latencia #Cura #Amor

Llegaron al ambulatorio y pidieron turno, pero no tuvieron que esperar apenas, pues a esa hora, había muy pocos pacientes. Tras la analítica, el doctor les comentó que no se veía nada grave.

            –¿Ha recibido alguna noticia negativa en los últimos días?

            – Bueno es que… verá… Y le contó al médico, sin entrar en muchos detalles,  sus últimos días.

            – Con lo que me cuenta, creo que todo se ha debido a una acumulación de emociones que le han creado una tensión anormal. Eso ha podido derivar en una crisis      de ansiedad. Le recomendaría que pidiese vez para el psicólogo, seguramente él le pueda ayudar mejor que yo.

            Ya en la calle, Amelia, así se llamaba la dependienta de la tienda, consiguió que le relatara todo lo ocurrido sin omitir detalle alguno. Después de escucharle, le espetó:

            –No me extraña que le halla dado un síncope, no es para menos.

– Te, te halla dado un síncope. ¿No crees que después de lo sucedido ya podemos tutearnos? Dijo él.

– De acuerdo, tuteémonos. Como te decía no me extraña que los acontecimientos hayan desembocado en un vahído. ¡Menudo susto al descubrir un muerto en tu casa! Y luego…, casualidades o causalidades, a saber, de la vida, el cadáver puede ser de un familiar muy cercano. Deberías indagar, creo que esa imagen del camión puede ser de tu más tierna infancia. Intenta hacer memoria. Si incides en la imagen del camión, igual llegan algunos recuerdos.

– Tienes razón, pero ya que nos hemos conocido en tan raras circunstancias, me gustaría poder contar contigo. Con tu ayuda y con la de Lolo, me veo con fuerzas. Solo, creo que me resultaría prácticamente imposible.

– Cuenta conmigo. Comentó Amelia, mientras clavaba sus pupilas en F.M.A.

Las ramas del chopo que ondeaban encima del banco en donde se habían sentado F.M.A., y Amelia, para comerse los bocadillos que habían comprado en una cafetería al salir del ambulatorio. Se bambolearon al son de un viento risueño que flotaba en el ambiente del parque.

La primavera, recién llegada, le hizo un guiño al chopo:

Dos nuevos tortolitos, no he acabado de llegar y ya se notan mis efectos secundarios.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s