Atmósfera de tormenta by Mercedes G. Rojo

MasticadoresMisterio Editora: Rosa Marina González-Quevedo

Imagen tomada de Pixabay

Se quedó dormido con la cabeza apoyada sobre la mesa y un rumor de tormenta poniendo sonido a su sueño. Abrió los ojos. Solo una espesa oscuridad y un pesado silencio rodeando la longitud de su cuerpo extendido. Un golpe seco en su cabeza frenó su ansia repentina de levantarse y salir a cielo abierto. Un nuevo intento con sus pies y un obstáculo indefinido impidiendo sus movimientos. Como un ciego, sus manos quisieron interpretar aquel encierro, estrecho espacio que le obligaba a permanecer estirado, boca arriba. El tacto suave y frío de una tela resbalando entre sus dedos le trajo la sospecha. Sintió que le faltaba el aire y un grito de espanto atravesó su garganta para serle devuelto, acrecentado, por una superficie demasiado próxima a su cara.

Fue entonces cuando  un sudor frío comenzó a extenderse por su cuerpo hasta casi helarle el alma. …

Ver la entrada original 333 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s