Suceso insólito by Cony Salomón

Había una vez, en un lugar lejano, una casa extraña. Cierta vez, un chico  y su amigo entraron en esa casa, desaparecieron en ella y nunca más los volvieron a ver. Algunos decían que se habían ido de pesca y que se los tragó el mar. Ese era el comentario que circulaba entre la gente….

El tatuaje by Carlos Campelo

En Masticadores Misterio damos hoy la bienvenida a Carlos Campelo García. «Si hacemos el amor, te lo advierto, desaparecerás»; esas palabras habían quedado rebotando en su cerebro. No alcanzaba a comprender qué le quería decir con esa expresión. Si hacemos el amor no me volverás a ver, si tenemos nuestro encuentro sexual ya nada podrá…

Extracto de la novela «Sin Whisperers» (I) by Jorge Daza

Cuando salí del baño quedé extrañado. Eché un vistazo al libro que tenía en la mano, “La Divina Comedia”, de Dante, miré atrás un segundo y me paré a pensar: “Joder, juraría que vine para que me explicara el trabajo que me ofrecía… ¡y no tengo ni puta idea de qué tengo que hacer!”. Se…

El gato by Rosa Marina González-Quevedo

Después de su fallido intento de robarse la chuleta, el gato no tuvo tiempo de trepar el muro y se escondió bajo el mueble del vetusto comedor. La mujer, agobiada por la lluvia, pero sin saber renunciar al té con sus amigas, cerró la casa y se marchó. Así, el gato se vio encerrado en…

Maria Grazia 01 by J. Re Crivello

Entré y me senté en la barra. Hacia frio fuera. El viento producía una sensación de pérdida del alma en los habitantes de esta aldea. La barra, los colores, la música eran americanas. Corría el año 1975. Había llegado a un pueblo pequeño incrustado en la montaña. «Los Alpes no duermen nunca» fue la palabra…

El maridaje by C. Noemí Montañés Fernández

Sentado solo, en el rellano de acceso a la bodega, esa que con tanto primor construyó su padre, y de la que era él ahora el titular; contemplaba el ocaso sobre los escalonados viñedos. Los tonos anaranjados y violetas del atardecer pesaban sobre las viñas verdes, colmadas de uva ya dorada, que le daba a…

La casa Lezcano by Marta Redondo

La Casa Lezcano. Querida Rosa: Nunca podré agradecerte lo suficiente tu buen tino a la hora de aconsejarnos semejante alojamiento. Al pasar el umbral de la puerta no esperaba encontrarme un vestíbulo así. En el centro reinaba una soberbia mesa de mármol donde un estilizado jarrón azabache exhibía un ramo de hortensias fucsias. Del techo…